A continuación os resumimos un artículo de la revista TIME sobre pautas o directrices para el ejercicio físico que no hay que tomar al pie de la letra:

1. Estiramientos previos para evitar lesiones

La pauta más correcta sería calentar y luego hacer estiramientos dinámicos.

2. Hacer ejercicio con el estómago vacío para quemar grasa

Hay algunas pruebas de que el ayuno cardio puede aumentar la quema de grasa, pero sólo fugazmente. Investigaciones muestran que realizar ejercicio cardio con el estómago vacio  en el transcurso de días o semanas (que es lo que cuenta), no ofrece ninguna ventaja.

3. Vigilar el ritmo cardiaco durante el ejercicio

En lugar de utilizar un monitor de frecuencia cardiaca donde la medición que nos importa dependería de nuestar frecuencia cardiaca máxima podemos utilizar otro método para medir la intensidad del ejercicio: Si usted puede hablar y cantar durante su actividad sin quedarse sin aliento, el nivel de intensidad es bajo. Si puedes hablar pero no cantar, la intensidad es moderada. Y si usted puede decir sólo unas pocas palabras antes de tener que recuperar el aliento, es que está haciendo ejercicio vigoroso.

4. Lleve pesas para caminar

Una mejor opción de las pesas sería caminar con barras o pértigas, esta tecnica es llamada Nordick Walk, y las investigaciones sugieren que el caminar de esta manera funciona con los músculos de la parte superior del cuerpo y los músculos abdominales, lo que le permite caminar más rápido y quemar más calorías.

5. Comprar zapatos deportivos basados en la anatomía de tu pie

Hay investigaciones que cuestionan esta afirmación

6. Bebe incluso cuando no tengas sed

La mayoría de estudios demuestran que para la gran parte de personas la sed es un indicador fiable de cuándo se necesita más líquido, incluso haciendo ejercicio.

Además si usted toma mucho más líquido del que su cuerpo pueda deshacerse, los niveles de sodio pueden llegar a ser peligrosamente bajos.

7. Compruebe el color de su orina para ver si está deshidratado.

En general se dice que la orina  debe ser de color amarillo pálido y que cuanto más oscura sea, estará más deshidratado.  Pero esta orientación no es tan clara, en una revisión, los investigadores desacreditaron la idea de que el color de orina es un marcador preciso de la hidratación. Esto es debido a que  algunos alimentos (como remolachas y zanahorias) pueden afectar el color de la orina, al igual que ciertas vitaminas. Lo mismo ocurre con algunos medicamentos y suplementos dietéticos.

8. Coma después del ejercicio

Normalmente se conoce que comer después del ejercicio aeróbico es beneficioso, pero la ciencia no es tan concluyente en ésto. En el caso de los atletas, el consumo de carbohidratos después de realizar ejercicio puede ayudar, especialmente si tienen más tarde otra sesión de entrenamiento. Para el resto de personas que realizan una rutina de ejercicio típico como caminar o correr durante 30 a 60 minutos, generalmente no existiría esa necesidad.

9.Evitar el sexo antes de la competición

La investigación da poco apoyo a esta creencia. Un estudio realizado con ex atletas masculinos, determinó que no hubo diferencias en los resultados de las pruebas.

Las investigaciones sugieren que el sexo antes de la actividad física no tiene efectos negativos, siempre, de hecho, es posible que el sexo incluso mejore el rendimiento atlético al ayudar a la gente a relajarse.

http://time.com/4779651/exercise-myths-heart-rate/