Con el objetivo de mejorar la salud de los ciudadanos y prevenir numerosas enfermedades como la diabetes, las patologías cardiovasculares y el cáncer, nos parece muy interesante el Plan de Colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas y otras medidas 2017-2020, promovido por el Ministerio de Sanidad.

Tratando de frenar el aumento de la tasa de obesidad el Ministerio de Sanidad ha presentado un plan para disminuir el contenido calórico de la comida acordado con la Industria de Alimentación, donde se ha concertado reducir el contenido en sal, azúcar y grasas de 3.500 productos entre un 5 y un 18 por ciento antes de 2020. Esto se llevará a cabo de forma progresiva cambiando la composición sin que conlleve un aumento en las grasas y sin cambiar las características organolépticas de los productos

El objetivo de este plan abarcará productos de consumo diario donde además también se han involucrado empresas de catering comprometiéndose a realizar menús más sanos con más cocina a la plancha, verduras y frutas y reducción de platos precocinados y fritos.

En cuanto a los restaurantes, reducirán la cantidad de sal y azúcar que ofrezcan en los envases monodosis.

Las máquinas expendedoras se han comprometido a ofrecer productos reformulados, aumentar  la oferta de alimentos equilibrados y reducir la dosis de azúcar añadido en bebidas calientes.

En general se ha acordado una reducción de azúcares añadidos entre un  5% y 10 %, la sal entre un 5% a 16% y las grasas saturadas entre un 5% y 10%.

Este Plan está abierto a la incorporación de nuevas empresas con nuevos compromisos.

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/nutricion/seccion/plan_colaboracion.htm