Recientemente  se han conocido dos nuevos datos de beneficios de la dieta mediterránea obtenidos de investigaciones científicas:

-Menor  riesgo de cáncer de próstata agresivo en hombres que seguían la dieta mediterránea.

-Menor riesgo de volverse frágiles con los años, en los consumidores durante años de dieta mediterránea.

Pero, ¿Qué es la dieta mediterránea realmente?,  Según Suzy Weems, dietista y profesora de ciencias de la nutrición en Baylor University, la dieta mediterránea es más un patrón de alimentación general y estilo de vida. En general , comenta Weems, la dieta mediterránea es rica en frutas, verduras, nueces, cereales integrales, aceite de oliva y fuentes de proteína animal sin grasa. Es baja en carnes rojas y otras grasas saturadas, y contiene pocos alimentos procesados o con azúcares refinados.

La dieta mediterránea también incluye el alcohol con moderación -tradicionalmente, el vino con las comidas- y se acostumbra a sentarse a comer en familia o en grupo, en lugar de ingerir la comida de forma rápida y en marcha. Se basa en la dieta tradicional de personas de países mediterráneos, como Italia y España donde las frutas y verduras están visibles siempre en la mesa.

A lo largo de los años, la dieta mediterránea se ha relacionado con beneficios para la salud, y en estudios a largo plazo se ha visto que las personas que siguen una dieta al estilo mediterráneo tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades renales y cáncer de mama. Aunque no se ha pudido establecer relaciones causa efecto por ser estudios observacionales, los expertos dicen que al ser una dieta a base de alimentos con propiedades  antiinflamatorias y antioxidantes no es de extrañar encontrar estos resultados, ya que son importantes para la prevención de enfermedades.

Las investigaciones también sugieren que las dietas de estilo mediterráneo pueden ayudar a tratar el reflujo ácido, mejorar los niveles de colesterol e incluso prolongar la vida útil. Y a pesar de que no es una dieta baja en grasas, también se ha demostrado que ayuda a las personas a perder peso.

Los nuevos resultados científicos encontrados publicados en el Journal of the American Geriatrics  Society y en el Journal of Urology  descubren que las personas de  tercera edad que se mantenían más vinculadas a la dieta mediterránea tenían menos probabilidades de volverse frágiles en un período de estudio de cuatro años. También se demostró que los hombres que seguían una dieta rica en pescado, productos agrícolas y aceite de oliva, y baja en zumos,  tenían un menor riesgo de cáncer de próstata agresivo que aquellos que seguían dietas bajas en grasa o dietas típicas occidentales.

¿Qué debemos comer y cómo?

Si desea incorporar elementos de la dieta mediterránea en su dieta, Weems recomienda comenzar agregando más frutas y verduras: “La recomendación es consumir alrededor de nueve porciones de estos productos al día, y la mayoría de las personas no alcanzan ese número”

Liz Weinandy, dietista registrada en el Centro Médico de la Universidad Estatal de Ohio, recomienda consumir semanalmente algunas tazas de vegetales de hojas verdes. Luego, tratar de consumir frutas y verduras rojas, naranjas y amarillas; para asegurar el consumo de una amplia mezcla de fitoquímicos y otros nutrientes importantes.

Las nueces y las legumbres son un componente importante también.  Weinandy recomienda su consumo pero recordando que los frutos secos tienen alto contenido en grasas y calorías por lo que habría que limitarlos a media taza al día. En el caso de las grasas saludables,  hay que tener en cuenta esto último, consumirlas con moderación.

El pan y la pasta también tienen un lugar importante en la dieta mediterránea, Weems comenta que habría que consumir la opción con grano entero y de trigo integral  asi se   añade fibra y volumen a la dieta, lo que ayuda a saciarse antes.

Para el consumo de proteínas animales habría que recurrir a opciones sin grasa como el pollo y pescado. Los huevos, el queso y el yogur también son componentes típicos de la dieta mediterránea. Beber mucha agua y además el vaso de vino ocasional, comenta Weems.

Weinandy recomienda al ir al supermercado comprar alimentos que se puedan preparar en su forma natural y no los que vienen procesados en bolsas o cajas.

En cuanto a los hábitos a la hora de las comidas, para esta dieta se enfatiza el aspecto social de comer, como es sentarse en una mesa con amigos o familiares. Según Weinandy “Cuando hablas de los pilares del estilo de vida mediterráneo, la dieta es solo una parte, la interacción social regular y mantenerse activo con el ejercicio también son muy importantes”.

Revista TIME por Amanda Macmillan

16 Enero de 2018

http://time.com/5101886/what-can-you-eat-on-the-mediterranean-diet/