Tener una vida activa favorece la realización de ejercicio físico por parte de las mujeres ancianas, según ha evidenciado una investigación llevada a cabo por el Centro de Investigación en Gerontología de la Universidad de Jyväskylä (Finlandia).

Más información en Europa Press